TERAPIA REGRESIVA

Las regresiones, a nivel terapéutico, se utilizan para resolver todas aquellas situaciones que afectan emocionalmente la mente y el cuerpo de las personas, tales como: enfermedades, traumas, fobias, angustia, depresión, ataques de pánico, baja autoestima, conflictos de la sexualidad, adicciones, obesidad, bulimia, afecciones psicosomáticas, etc.

La persona que está en regresión en ningún momento pierde la conciencia, ya que no se utiliza una hipnosis profunda, por lo que al salir de ese estado recuerda perfectamente todo lo revivido y siente sus efectos sanadores. Es una acción terapéutica que no debe confundirse con una experiencia mística o paranormal.

De este modo, las regresiones resultan ser una herramienta terapéutica de gran valor, utilizada cada vez más en psicoterapia.

Las terapias regresivas son aquellas que emplean la regresión como herramienta principal y se dividen principalmente en dos modalidades:

• Regresión de edad: instrumento con que se accede a la memoria oculta en la vida del sujeto.

• Regresión a vidas pasadas: se accede a eventos ocurridos en supuestas vidas anteriores del sujeto tratado.

La terapia regresiva es una técnica de acceso al inconsciente que ha sido utilizada desde hace más de 3000 años por muchas culturas, de hecho los griegos ya utilizaban los estados alterados de conciencia como terapia. Sin embargo no fue sino hasta los años 80 cuando algunos investigadores comenzaron a experimentar con estos estados en forma de terapia y así se estableció como tal.