TERAPIA GESTALT

La terapia Gestalt es una terapia que tiene como objetivo, además de ayudar al paciente a sobreponerse a síntomas, permitirle llegar a ser más completa y creativamente vivo y liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción óptima, autorrealización y crecimiento.

Pertenece así, a la psicología humanista (o Tercera Fuerza), la cual se caracteriza por no estar enfocada exclusivamente a tratar a enfermos y las psicopatologías, sino también para desarrollar el potencial humano.

A diferencia de otros enfoques, la terapia Gestalt se enfoca más en los procesos que en los contenidos. Pone énfasis sobre lo que está sucediendo, se está pensado y sintiendo en el momento, por encima de lo que fue, pudo haber sido, podría ser o debería estar sucediendo.

Utiliza el método del darse cuenta (awareness) predominando el percibir, sentir y actuar. El paciente aprende a hacerse más consciente de lo que siente y hace. De este modo, va desarrollando su habilidad para aceptarse y para experimentar el «aquí y ahora» sin tanta interferencia de las respuestas fijadas del pasado.

El objetivo explícito de la Terapia Gestalt es que las personas logren ser lo que en realidad son, aceptando y haciendo espacio a todas sus inclinaciones, sub-personalidades y voces interiores, logrando integrarlas en una vida bien orientada y valiosa. Para ello se toman en consideración todos los niveles de la persona: instintivo, corporal, emocional, cognitivo, relacional y espiritual.

La tarea gestáltica está dirigida tanto a las personas que desean un proceso de cambio y transformación o tener mayor conocimiento de ellas mismas y crecer personalmente como a aquellas otras que desean ahondar en el conocimiento de los aspectos interpersonales y emocionales del vivir (lo que hoy en día se llama inteligencia emocional) y obtener una formación en profundidad.